Blog

El testigo

  |   Uncategorized   |   No comment
No puedo dejar de hacer una reflexión sobre el legado que les estamos dejando a las nuevas generaciones. Qué testigo les estamos pasando? Una historia vergonzosa, páginas de periódicos llenas de guerras, destrucción, extinción… todo por una lucha de poder.
Supongo que habéis oído que a nuestro planeta le quedan once años para que el calentamiento global (y, por tanto, el inicio del fin de la vida) sea irreversible. Dan ganas de llorar. Estoy absolutamente convencida de que si dejáramos el mundo en manos de un infante de 5 años, lo haría mucho mejor, aunque fuera de forma azarosa. Porque peor es imposible. POR FAVOR, ellos merecen heredar un mundo libre de toda esta vergüenza.
Tomé esta fotografía hace muchos años, pero hoy al volverla a ver, le he encontrado el sentido.

No Comments

Post A Comment